28Noviembre2014

Usted está aquí: Home Formación Psicotrading Reflexiones LA TERCERA DIMENSION DEL TRADING: EL PSICOTRADING
07 Agosto 2012 Escrito por 

LA TERCERA DIMENSION DEL TRADING: EL PSICOTRADING

 

La tercera dimensión del trading es el psicotrading o la dimensión psicológica del trading.

Que la sitúe en tercer lugar no quiere decir que sea la menos importante. Muy al contrario, de las tres dimensiones es la más trascendental. La razón de ponerla en tercer lugar es porque es la dimensión que cierra el círculo, el catalizador que une la primera y la segunda dimensión y las funde en un todo integrado que las convierte en una nueva naturaleza que ha de configurar la personalidad del trader. Las tres dimensiones son sinérgicas.

Podemos distinguir tres aspectos fundamentales del psicotrading: el desapego, las ideas limitantes y la disciplina.

El desapego es, a mi entender, el núcleo esencial del psicotrading y se despliega en varias facetas.

La primera es la de entender el trading no como un fin en sí mismo sino como un camino de autoconocimiento y crecimiento personal, con la meta de la autonomía financiera como un elemento más de un desarrollo integral de la persona. No es de extrañar que la mayoría de autores que han tratado el psicotrading ( Douglas, Steemberger, etc.) repitan incesantemente un mantra: no creas que el trading es la solución para tus problemas, soluciona primero esos problemas y habrás dado el gran paso para ser un trader de éxito.

El desapego se desarrolla también como una actitud en la fase de aprendizaje: no te centres en los resultados, centrate en dominar el conocimiento del mercado, la dinámica del volumen y el precio, y el conocimiento de ti mismo. Una vez consolidadas estas tres dimensiones, los resultados vendrán por sí solos. De ahí el otro consejo habitual en todos los manuales de trading: no cuentes el dinero, cuenta los puntos, busca la consistencia y la regularidad más que los grandes resultados. Al mercado no vayas con dinero, ve con conocimiento.
Por último, tenemos el desapego en la fase operativa y que se resume en el celebérrimo aforismo, por todos conocido y por todos incumplido tantas veces: deja correr los beneficios, corta tus pérdidas.


El mayor obstáculo para desarrollar el desapego lo tenemos en el segundo aspecto del psicotrading: la gran cantidad de ideas y creencias limitantes que desde nuestra más tierna infancia y con la mejor de las intenciones nos han ido inculcando y se han acumulado en nuestra psique. Como suele decirse, puede que sean vitales evolutiva o socialmente, pero son fatales para el trading. La aversión al riesgo, la valoración del esfuerzo y la calibración moral de los resultados en relación al mismo; las prevenciones contra el materialismo y los juicios morales sobre la acumulación de riqueza, complejos de culpa, etc. etc.crean un substrato que de forma totalmente inadvertida para nuestra conciencia influyen de forma nefasta en nuestra actuación como trader.

La única forma de intentar neutralizar esta influencia es trasladarlas del nivel subconsciente al nivel consciente, darnos cuentas de ellas y buscar la forma de encauzarlas de forma positiva, pues su eliminación es algo que requiere años y gran esfuerzo en caso de ser posible. Para ello podemos utilizar cualquiera de las herramientas que las distintas escuelas psicoterapéuticas proponen. Por ejemplo las técnicas de terapia breve de las que habla Dr. Steemberger.

El tercer aspecto a destacar del psicotrading es la disciplina en varios ámbitos:

Disciplina en la fase de aprendizaje siendo consciente que esto no es lago que se aprende en una tarde o con un cursillo de 15 días. Si fuera así seguramente no existirían los mercados financieros tal y como los conocemos hoy en día. Hay que tener disciplina para enfrentarse a un recorrido de 2 o 3 años de formación básica y experiencia práctica para empezar a dominar el trading y conseguir la integración de estas tres dimensiones que venimos comentando. Wyckoff nos dice en varias de sus obras, que él tardó 6 años en empezar a especular, y cuatro más en empezar a invertir. Livemore igualmente empezó a trabajar como mozo de pizarra a los 14 años y se pasó varios años rodando por las booket shops de la época hasta dar el salto a Wall Street, donde por cierto se arruinó un par de veces antes de ser un especulador consistente. Superar todas las fases del aprendizaje, cruzar el desierto, la entrada en real exigen una disciplina de hierro y una voluntad a prueba de todo tipo de circunstancias.

Y una vez superada esta fase de aprendizaje, es clave para consolidar los resultados la disciplina operativa, que se concreta en respetar tu sistema, cumplir tus reglas de trading. Supone haber llegado a sintetizar todo lo aprendido hasta el momento en un conjunto de reglas y principios que puedas concretar, testear y modificar a medida que evoluciona tu estilo y habilidad.

Por último disciplina para operar con un sistema de gestión del capital y gestión del riesgo adecuado, pues como nos dicen también los clásicos: lo fundamental es preservar nuestro capital, puesto que sin capital no hay trading que valga.



Buenaventura Baiget

Trader en construcción desde hace 3 años, esta centrado en el mini-sp, el estudio del volumen y el precio, y el control del psicotrading. Seguidor de Wyckoff, Livemore y algunos otros clásicos, mantiene el blog www.tradinginthebeach.wordpress.com